Transgénero en liga de mujeres

El equipo de baloncesto femenino de Mission College esperaba que las gradas estuvieran llenas y los abucheos listos cuando su jugadora nueva hiciera su debut en la cancha local.


En los días previos al juego, la gente tenía mucho que decir sobre Gabrielle Ludwig de 1.98 mts y 99 kilos, quien se unió a las Lady Saints a mitad de temporada y se convirtió en la primer transexual en jugar al baloncesto universitario como hombre y mujer.


Al entrenador Corey Cafferata le preocupaba que el ruido exterior llegara a sus jugadores, en particular a Ludwig de 50 años.


Un par de locutores de radio de ESPN se habían reído de su apariencia, refiriéndose a ella como "eso". Las amenazas en línea y las llamadas anónimas llevaron a la universidad a asignar al veterano de la Armada de la Operación Tormenta del Desierto un lugar de estacionamiento más seguro junto al gimnasio y dos guardias policiales.


Cabe mencionar que Ludwig reunió a sus 10 compañeros de equipo en la práctica y se ofreció a renunciar. "Este era su momento de brillar" dijo al grupo de 18, 19 y 20 años. No quería ser una distracción para el equipo. Las otras mujeres dijeron que si Ludwig, a quien apodaron "Big Sexy" y "Princess", no jugaba, ellas tampoco.



"Entonces, juguemos baloncesto", respondió solemnemente, mirando a cada compañero a los ojos.


Amante del baloncesto de toda la vida, Ludwig ha estado ayudando a los entrenadores y entrenando con los Saints desde el comienzo del año escolar, pero solo recibió la autorización de la conferencia para competir el último día de noviembre. Salió a la cancha como la número 42 al día siguiente, anotando tres puntos en cuatro tiros libres en aproximadamente siete minutos de juego. Durante su primer partido en casa, anotó ocho puntos en 11 minutos, obtuvo un sin numero de solicitudes de amistad de Facebook del equipo contrario, y no tuvo ningún solo bloqueo a alguno de sus tiros.


"Obtuve exactamente lo que siempre quise, solo encajar y ser normal como todos los demás", dijo Ludwig.

Ludwig menciona que no es el mismo jugador que era como hombre de 24 años. Tiene menos músculos y estatura debido a las hormonas femeninas que toma. La inclusión de Ludwig a la liga universitaria, ¿podrá ser un precedente para futuros casos en los que alguna persona transicionada quisiera jugar en otra liga diferente por razón de genero?


Sin duda alguna las imágenes muestran desproporción en cuanto a la complexión física de Ludwig y la de sus compañeras, lo cual podría marcar por completo el futuro de las ligas de competición en el mundo, ya que, en caso de permitirse este tipo de altas en los equipos, podría ser aprovechado por equipos que enlisten en su plantilla únicamente hombres, a fin de obtener ventaja física respecto a la de los demás equipos. El mundo se encuentra en constante evolución y el deporte no se queda atrás, es por eso que se debe de tener un control respecto a este tipo de situaciones, en donde se cuide la inclusión pero también se vigile por el equilibrio dentro de la competición.


¿Se debe permitir este tipo de altas en los equipos deportivos? ¿Esto rompe con el equilibrio que hay en la competición deportiva?


Nos gustaría saber que piensan en los comentarios de esta publicación.






1898 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo