¿Futuro del basquetbol profesional mexicano en buenas manos?